El Pincel

El Pincel es una herramienta que sirve principalmente para pintar, aunque sus usos pueden ser diversos. El pelo es el elemento más importante del pincel. En general, son de pelo natural de animal. Cada tipo de pelo tiene sus propias características. Por ejemplo:

La cola de marta kolinsky proporciona el pelo de mejor calidad para los pinceles de acuarela.

El pelo de la marta roja tiene una gran capacidad de absorción de agua y pintura, buena elasticidad y larga duración, y permiten la formación de una buena punta.

La cola de ardilla rusa proporciona un tipo de pelo excelente por su suavidad y capacidad de absorción de agua, por lo que es muy adecuado para acuarela.

La cola de Turón Iltis, proporciona un pelo de perfectas características para pintar óleo y acrílico.

El pelo de la oreja de buey procede del pelo de la parte delantera de las orejas de los bueyes y puede adquirirse en diferentes colores como el negro, castaño y rubio.

El pelo del sabeline es una imitación a la ya dicha marta roja Tiene un color parecido, el cual se obtiene de las mejores calidades de pelo blanco de oreja de buey.

El pelo de cabra se obtiene de un fino pelo que crece en la vértebra espinal.

Los pinceles de pelo de lobo están realmente hechos de pelo de comadreja. Producen líneas vigorosas y son los más apropiados para la caligrafía.

 

pincel

Los pinceles si se cuidan bien pueden durar años, por eso es un mal ahorro comprar pinceles baratos, para pintar con acrílicos se recomienda el pelo de marta, sobro todo por ser un pincel de cerdas suaves, flexible y resistente, permitiendo fundir y extender muy bien la pintura, en este tipo de pinceles podemos encontrar marcas españolas muy buenas como Escoda, Andrea o Vallejo y extranjeras como Da Vinci, Winsor & Newton, Isabey o Rafael.

El número del pincel nos indica el grosor, el número 5 sería el más grueso terminando en el 0 que sería el más fino, después de estos podemos encontrar los extra-finos como los 3/0 , 4/0 etc, que se utilizarán para toques puntuales, para pintar figuras entre 40 a 100 mm con un número 1 y el número 2 son los pinceles más recomendados, utilizando un 3 para pintar caballos y capas o figuras de más de 120 mm.

El mantenimiento de este tipo de pinceles es fundamental, siempre que terminemos de pintar con acrílicos los limpiaremos con agua y jabón de manos, si hemos utilizado esmaltes o barnices utilizaremos un poco de lava-vajillas. Al frotar los pinceles lo haremos de forma rotativa entre los dedos pulgar e índice aclarando con agua, lo secaremos con cuidado afinando siempre la punta para que no se deformen las cerdas, es muy importante guardarlos con el capuchón que traen de fábrica (aunque suene mal, una chupadita o un buen lenguetazo es un buen método para ponerle el capuchón). Es muy común olvidar el pincel en el tarro de agua, quedando las cerdas con una ligera curvatura, para esto lo frotaremos entre los dedos hasta que recupere su forma natural. Si también se nos ha secado pintura lo eliminaremos con disolvente para acrílicos o con alcohol de quemar, después lo lavaremos con agua y jabón. Un truco para cuidar los pinceles es utilizar los pinceles baratos, de esos escolares, para hacer las mezclas en la paleta o limpiar botes etc, dejando los buenos sólo para pintar.